Informe del Cescyl sobre el Anteproyecto de Ley de Creación de Empresas en Castilla y León

La Comisión Permanente del Consejo Económico y Social de Castilla y León (Cescyl) aprobó ayer el Informe Previo sobre el Anteproyecto de Ley de Estímulo a la Creación de Empresas en Castilla y León. Precisamente, el pasado día 14 de enero fue recibida la solicitud de la Consejería de Economía y Empleo que solicitaba dicho informe con caracter de urgencia aduciendo que,

En un contexto mundial cambiante, Castilla y León no resulta ajena a la situación de crisis, siendo una prioridad política evitar la destrucción de empleo y empresas en nuestra Región, considerándose fundamental para ello la promoción de cuantas medidas resulten necesarias para estimular la creación de nuevas empresas y, en consecuencia, la creación de riqueza y empleo.

Precisamente, en la Observación General Octava del documento el Cescyl critica el trámite de urgencia ya que duda de que se esté en alguna situación en que resulte indudable una rápida tramitación. Más si cabe, cuando fue el día 12 de marzo de 2012 cuando se publicó en el Boletín Oficial de Castilla y León el anuncio que iniciaba el trámite de información pública, es decir, hace ya 10 meses. Hay que resaltar la diligencia del Cescyl a la hora de dar respuesta a la solicitud de informe previo en tan solo 14 días.

Al examinar los antecedentes internacionales que recoge el escrito, se echa de menos alguna referencia a la experiencia británica cuando precisamente en la última década ha sido muy activa en este campo. En este apartado se mencionan las normativas francesa y la de los Estados Unidos. También se relaciona la legislación y documentación europea, nacional y autonómica adquiriendo bastante relavancia la relativa a aquella relacionada con la Directiva de Servicios y la simplificación administrativa.

El Cescyl en la Observación General Segunda recuerda la importancia de la «propagación» del espíritu emprendedor a diversos campos como a las actividades de desarrollo económico territorial. Mientras que en la siguiente observación, el Cescyl da mucha importancia a la existencia de oportunidades en un territorio como uno de los principales factores que afectan a la decisión de emprender.

Entrando en las Observaciones Particulares, el Cescyl comienza por valorar como «ambiciosa» la ley y resalta que «compromete a la Administración a actuar con eficacia e iniciativa».

En la Observación Particular Tercera solicita que se considere especialmente a los emprendedores del ámbito rural en concordancia con lo pactado en el Plan de Estímulos para el Crecimiento y el Empleo de 11 de octubre de 2012

El Cescyl, como no podía ser de otra manera, resalta la importancia de haber introducido la formación, motivación e información y su orientación hacia resultados aunque le reclama al legislador mayor «ambición» a la hora de determinar metodologías y contenidos. También solicita que la Junta de Castilla y León determine, junto a los agentes públicos y privados, los criterios de acceso y participación en la programación anual de formación basándose en la experiencia previa en la impartición de cursos relacionados.

Acertada es la mención a la ética y la responsabilidad social en la empresa aunque el Cescyl censura la ubicación del artículo 7 tal como se recoge en la Observación Particular Séptima.

Cuando se estudian las medidas específicas de reducción de trabas administrativas, el Cescyl entiende que ya existen la mayoría pero considera novedosas las letras e) y f) del artículo 9, eso sí, en la actualidad inaplicables debido a que no existe la requeridad interoperabilidad entre administraciones. A ello se suma las dudas planteadas a la hora de agilizar los trámites ya que éstos conciernen a diferentes administraciones y obliga a una importante coordinación. Aquí el Cescyl duda sobre el trámite de urgencia y su alcance ya que el Anteproyecto establce que «en todos los procedimientos de creación e instalación de empresas se considere que concurren razones de interés público a los efectos de la tramitación procedimental» y estima necesario que la Ley recoga el silencio administrativo positivo en estos trámites como ya estipula la Ley Ómnibus.

El Cescyl destaca como novedoso la generalización de la declaración responsable pero cree conveniente aumentar a diez días, en lugar de los cinco que recoge el Anteproyecto, el plazo para subsanación de errores ya que es un plazo difícil de cumplir por el solicitante y la consecuencia no es otra que el cierre cautelar de la empresa.

Llama la atención que el Cescyl advierta que el artículo 13 que versa sobre el principio de proporcionalidad ya se encuentre regulado por la Ley 12/2012, de 26 de diciembre, de medidas urgentes de liberalización del comercio y de determinados servicios y en la Ley 2/2011, de 4 de marzo, de Economía Sostenible introdujo en la Ley 7/1985 de Bases del régimen Local un artículo 84bis. No se queda aquí la cosa ya que lo dispuesto en los artículos 15 y 16 también viene recogido en Ley 2/2010, de 11 de marzo, de Derechos de los Ciudadanos en sus relaciones con la Administración de la Comunidad de Castilla y León y de Gestión Pública y en el Decreto 43/2010, de 7 de octubre por el que se aprueban determinadas medidas de mejora en la calidad normativa en la Administración de la Comunidad de Castilla y León.

En lo relativo al Sistema Integral de Apoyo al Emprendedor para la creación de empresas (SIAE), el Cescyl cree conveniente que se fijen criterios concretos y solicita ser informada de cualquier actuación. Además, habla de la necesidad de un sistema informático unificado y de poder realizar los trámites online. También «resulta de especial interés» los Agentes de Acompañamiento Empresarial que vienen recogidos en el artículo 21.b y aconseja utilizar las herramientas existentes como la Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización Empresarial o la denominada “ADE Rural” pero aquí parece que el Cescyl se olvida de los recursos existentes en el ámbito local y que han resultado siempre más eficaces por la cercanía a los ciudadanos y el conocimiento del territorio.

Eso sí, muy acertado es el recordatorio que realiza el Cescyl al considerar necesario que el futuro Plan de Apoyo a la Creación de Empresas contenga una memoria financiera donde quede constancia de los recursos económicos necesarios. Sobre dicho plan también advierte de la falta de elementos esenciales como la vigencia, la necesidad de evaluación y cuando tendría que realizarse.

El Cescyl concluye valorando favorablemente el Anteproyecto aunque realiza algunas indicaciones importantes de las cuales destacamos:

  • La dificultad de la aplicación inmediata de muchas de las medidas contempladas. El Cescyl dice «casi todas las medidas están condicionadas a la publicación de “relación detallada de los procedimientos y trámites relacionados con la creación e instalación de empresas”, la puesta en marcha del Sistema Integral de Apoyo al Emprendedor (SIAE) y plan de apoyo a la creación de empresas emprendedoras».
  • El Anteproyecto en su redacción está más cerca de parecer un plan o un programa que una norma legal, sobre todo, en los Títulos II, IV y V al utilizar con profusión verbos en futuro.
  • La advertencia del riesgo que supone la eliminación de los controles a priori y la introducción de los controles a posteriori al derivar en una posible situación de desregularización que pueda perjudicar a unos competidores sobre otros y a los propios consumidores y ciudadanos. Además este cambio de cultura administrativa hace necesario una actividad administrativa más dinámica para realizar las labores de control y fiscalización continua y requiere de una adecuada formación de los trabajadores de la Administración.
  • El Cescyl muestra una vez más su gran capacidad de análisis y sus vastos conocimientos a la hora de referirse al “emprendimiento corporativo” o “intraemprendimiento” y a advertir de que el Anteproyecto no lo incluye en su redacción. También hace una referencia a introducir medidas que apoyen la internacionalización de las empresas, de potenciar la labor de los Business Angels y de la tutela de los emprendedores por parte de profesionales con una amplia experiencia.
  • El Cescyl cree conveniente priorizar las actuaciones sobre jóvenes, las mujeres, los desempleados, los inmigrantes y las personas con discapacidad ya que son los grupos de población que más sufren los efectos de la crisis.
  • Por último, el Cescyl apuesta por «potenciar un cambio de modelo productivo regional con más industria sostenible, intensiva en conocimiento, centrada en núcleos de interés como la agroalimentación, el vehículo eléctrico, nuevas tecnologías» y «considera que a las Universidades les corresponde buena parte de la tarea, desde el punto de vista del emprendimiento, de generar innovación y oportunidades».

Tras la lectura del informe queda la sensación de que para ese viaje no son menester alforjas, en el sentido de que seguramente sería más eficiente el diseño de una estrategia en la cual fueran partícipes todos los agentes involucrados en la creación de empresas y en el impulso emprededor. Una estrategia bien diseñada, bien dotada económicamente y, sobre todo, que ofreciera los instrumentos y herramientas a los diferentes territorios para desarrollar aquellas medidas más apropiadas en relación a sus particularidades. Cabe recordar que los emprendedores normalmente acuden a la administración local a la hora de buscar apoyo para la creación de sus proyectos empresariales.

En definitiva, una nueva normativa que trae buenas intenciones en lo referente a la creación de empresas y mucho articulado que debería encontrarse incluido en la normativa que traspone la Directiva de Servicios al ordenamiento jurídico autonómico.

Author Bio

Organización sin ánimo de lucro que representa a los profesionales del desarrollo local en Castilla y León y fomenta las políticas de desarrollo local y apoyo al espíritu emprendedor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.